100 KATAS PARA HONRAR EL KOBUDO

Aunque de las artes marciales surgidas en Okinawa el Karate es la más difundida, es imposible olvidarnos del Kobudo como una parte esencial de la historia de esa isla japonesa.

El “Camino de las Armas Antiguas” como se traduce de los kanjis 古武道 o Kobudo, surge de la necesidad de los habitantes del antiguo reino de RyuKyu  de defenderse de los invasores en medio de la prohibición de portar armas.

A mediados del siglo XIV Okinawa estaba separada en tres reinos, los cuales tenían una basta relación comercial y cultural con China, Corea, Tailandia, Camboya, Indonesia, Malasia, gracias a su proximidad. Casi un siglo después, estos reinos se consolidaron en uno bajo el liderazgo de Sho-Hashi. Durante casi doscientos años las islas prosperaron y se fortalecieron, hasta que en el año 1609 fueron invadidas por el Clan Shimazu de Kagoshima, también conocido como los Satsuma. A partir de ese momento la ley que prohibía el porte de todo tipo de armas fue estrictamente implementada.

En un ambiente de tal hostilidad, los habitantes de RyuKyu fueron desarrollando métodos de defensa y ataque con los implementos de agricultura y pesca como el bastón largo o Bo, los nunchakus o desgranador, las tonfas que utilizaban como parte de la herramienta de molienda, el eku o remo y el nunti. Mientras que otros, en su intercambio con los demás países asiáticos ya conocían los sais como armas propiamente dichas.

En la historia de Okinawa se puede leer que meses después de la invasión de Satsuma, y habiendo tomado éstos como rehén al príncipe Sashiki junto a tres samuráis okinawenses, los hijos de los samuráis, armados solo con un bo, se enfrentaron al ejército Satsuma y causaron grandes bajas antes de ser capturados y asesinados.

Para fines de la era Tokugawa y comienzos del período Meiji, los territorios gobernados por clanes feudales fueron convertidos en prefecturas. En marzo de 1879 Okinawa se convirtió oficialmente en prefectura de Japón.

EL KOBUDO COMO ARTE MARCIAL

Poder contar actualmente con un sistema de entrenamiento pensado para aprender a manejar con destreza las tradicionales armas okinawenses es mérito del maestro Shinko Matayoshi.

Según un artículo publicado en la revista Cinturón Negro Shinko Matayoshi nació en Kakinohana-cho, en Naha-shi en 1888 y creció en el pueblo de Shinbaru, en Chatan-son donde su familia fue conocida por su trabajo en experimentos en el cultivo de la caña de azúcar. Fue el tercer hijo de Shinchin, experto en Kobudo,

“En el pueblo de Chatan, Matayoshi aprendió Bojutsu, Saijutsu, Kamajutsu y Ekujutsu de los maestros Agena Chokuho, Shishi Ryoko, Chinen Yamane (Sakugawa) y de su padre Shinchin Matayoshi. Luego en el barrio de Nozato estudió el Nunchakujutsu y Tonfajutsu de Jitude Moshigawa Ire quién fue senior de Matsutaro Ire. Al final de la era Meiji, sobre 1911, Matayoshi viajó al Norte a través de Japón hacia Hokkaido. Camino de la isla Sakhalin, hacia Manchuria, se adhirió a una cuadrilla de bandidos con quienes aprendió montar a caballo, a tirar el lazo, el cuchillo de lanzar (shurikenjutsu) y el arco y la flecha”.

De regreso en Japón, Matayoshi tuvo la oportunidad de ejecutar Tonfajutsu en una exhibición con Gichin Funakoshi (fundador del Shotokan) en Tokio en 1915.

En 1921 Matayoshi realizó una exhibición de RyuKyu Kobudo con el maestro Chojun Miyagi (fundador del Goju-Ryu) delante del entonces príncipe Hirohito, que estaba visitando Okinawa. Allí le fue otorgado el permiso de utilizar el crisantemo imperial como parte del emblema de su estilo.

Tras su muerte en 1947, el Kobudo Matayoshi quedó a cargo de su hijo Shimpo, quién hasta su muerte llego a ser 10º Dan Hanshi y Presidente de la Federación General de Okinawa Kobudo (Zen Okinawa  Kobudo Renmei). Hacia 1969 Shinpo Matayoshi creó su propio Dojo al que llamó Kodokan (Templo o casa del camino culto), en honor a su padre Shinko.

Desde el año 2015 la asociación Challenge Okinawa convoca a los miles de practicantes de Kobudo del mundo entero para realizar 100 katas de este arte marcial en conmemoración a una disciplina tan extensa e importante.

Este 2016 el evento se realizó el domingo 3 de abril a las 3:00 pm hora de Okinawa, en sincronía con el resto del mundo. El esfuerzo de repetir 100 veces un kata se traduce en un reto mental que debe hacer frente al cansancio de sostener y manejar un arma en perfecta armonía con el cuerpo. A diferencia del reto de los 100 katas de Karate, los katas de Kobudo suelen ser más largos y se le debe sumar el peso de cada arma en particular.

En Argentina, los integrantes del Kobudo Taiki Dojo de la ciudad de La Plata, afiliados a la Matayoshi Kobudo Kodokan International, cumplieron el reto bajo la dirección de la sensei Yuraima Borrero. Mención especial para la familia Goitia quienes además de acompañarnos durante las más de dos horas de la ejecución, nos ayudaron a llevar la cuenta y mantuvieron arriba los ánimos.

Esperamos que muchos practicantes de Kobudo acepten el desafío del próximo año.

 

Para más información. visita http://www.challengeokinawa.com

Matayoshi Kobudo Argentina – La Plata

Sensei Yuraima Borrero. Telf:+54 9 15 221 5429316

Facebook: Matayoshi Kobudo Argentina

Email: kobudotaikidojo@gmail.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s